17 de Mayo | Instituto Montoya

El jueves 10 de mayo se realizó la Primera Jornada Institucional 2018

En todas las Sedes y Extensiones Áulicas del Montoya.

El sacerdote Luis Canesin disertó el tema central de la Jornada.

El pasado jueves 10 de mayo por la mañana en las Sedes de Posadas y en el horario de la tarde en las Extensiones Áulicas de Eldorado y Bernardo de Irigoyen se llevó a cabo la Primera Jornada Institucional 2018 de Formación Situada del Nivel Superior.

Los objetivos de la jornada fueron:

1. Reflexionar sobre nuestra tarea principal, formar docentes y técnicos con una concepción cristiana del mundo, del hombre y de la historia. Comprometidos con nuestra Identidad y Misión, llevando adelante una educación centrada en la persona, enseñando a vivir en libertad, a asumir un compromiso con su vida, con la vida del otro, con la cultura, el tiempo y el lugar en que le toca vivir, brindando los elementos necesarios que ayuden al logro de una madurez humana y cristiana.

2. Socializar experiencias que desarrollan algunas Carreras del ISARM en el Campo de la Práctica Profesional Docente y/o de la Práctica Profesionalizante.

Para comenzar la jornada se realizó una invocación religiosa. La misma estuvo guiada por el Presbítero y Licenciado Sebastián Escalante, Coordinador del Profesorado en Ciencias Sagradas de esta Casa de Estudios.

El padre Sebastián hizo mención a lo que nos hace Institución Católica y que esto tiene que ver con ser una “comunidad cristiana, comunidad de fe”. Asimismo remarcó la importancia de propiciar ambientes para el encuentro con Jesucristo y compartió una reflexión sobre la  Nueva Exhortación Apostólica “Gaudete et Exsultate” del Papa Francisco sobre el “Llamado a la Santidad en el mundo actual”, “Cuando escrutamos ante Dios los caminos de la vida, no hay espacios que queden excluidos. En todos los aspectos de la existencia podemos seguir creciendo y entregarle algo más a Dios, aun en aquellos donde experimentamos las dificultades más fuertes. Pero hace falta pedirle al Espíritu Santo que nos libere y que expulse ese miedo que nos lleva a vedarle su entrada en algunos aspectos de la propia vida. El que lo pide todo también lo da todo, y no quiere entrar en nosotros para mutilar o debilitar sino para plenificar. Esto nos hace ver que el discernimiento no es un autoanálisis ensimismado, una introspección egoísta, sino una verdadera salida de nosotros mismos hacia el misterio de Dios, que nos ayuda a vivir la misión a la cual nos ha llamado para el bien de los hermanos.” (Nº 175). Para finalizar el sacerdote invitó a invocar al Espíritu Santo, rezar un Padre Nuestro e impartió la bendición.

Seguidamente la Vicerrectora del ISARM, Licenciada Natalia Kuperman, dio la bienvenida “a la primera jornada de reflexión y capacitación, en el marco de la Formación Situada”. Agradeció a todos la presencia y especialmente “en nombre de todo el equipo de trabajo, quiero agradecer al Padre Luis Canesin. Quien gustosamente, ha hecho un lugar en su apretada agenda para poder estar hoy con nosotros”.

Agregó: “Durante este ciclo lectivo 2018, estamos enmarcados en la Resolución Nº 337 del Consejo Federal de Educación, que aprueba  el Marco Referencial de Capacidades Profesionales de la Formación Docente Inicial. Este documento, es una nueva herramienta de política curricular de carácter normativo que pone énfasis en las capacidades profesionales  que deben ser promovidas en quienes se forman como docentes. Las reflexiones y las producciones que vayamos realizando en las distintas jornadas durante este año, estarán orientadas en estas capacidades. El documento pone el acento en la capacidad de dirigir la enseñanza y gestionar la clase.  La presenta como la dimensión central de la profesión docente. Es decir, que nuestra mirada debe estar puesta en la práctica...

Necesariamente debemos preguntarnos y evaluarnos: ¿Qué estrategias institucionales estamos llevando adelante para ponderar esta dimensión de la profesión docente? ¿Qué iniciativas estamos llevando delante desde cada una de las carreras para fortalecer las prácticas profesionalizantes? ¿De qué manera logramos que nuestros egresados adhieran al perfil del educador o profesional técnico católico? Porque desde este lugar debemos marcar la diferencia.

Sin lugar a dudas, a través  de estos casi 60 años de historia, el Instituto Montoya va dejando su huella  a través de cada uno de los egresados en los  distintos establecimientos en los que se van insertando. De todas maneras, siempre es importante volver a recordar cuál es nuestro punto de partida, cual es nuestra identidad, cual es nuestra misión. Esa es la razón por la que con todo el equipo de trabajo, para la jornada de hoy,  hemos decidido por un lado, reflexionar sobre estos temas centrales de nuestro ideario institucional y por otro lado nutrirnos de algunas de las riquezas institucionales que se vienen desarrollando hacia el interior de las carreras. Sin olvidar que la verdadera riqueza está en el trabajo cotidiano del docente que aporta desde su lugar en la formación de los futuros docentes y profesionales técnicos.” 

Para finalizar la Vicerrectora remarcó “¡Qué importante es asumir el compromiso evangelizador del docente católico! ¡Qué importante es llevar adelante el trabajo en equipo con alegría sabiendo discernir, aportar, motivar, servir, compartir, actuar! ¡Qué importante es saber valorar al otro que camina a la par, saber valorar las pequeñas tareas de cada día!”

Por su parte, la Rectora, Magíster María Eva Lescano de Borkoski, no pudo acompañar la jornada por compromisos inherentes a su cargo, pero dejó un video con una salutación para los presentes y un agradecimiento especial al Presbítero y Licenciado Luis Ernesto Canesin, quien fue invitado para realizar la disertación central de la jornada.

A continuación el Pbro. Canesin inició la charla cuyo tema central fue “Escuela Católica: Identidad y Misión”. Inició invitando a que cada uno se pregunte y responda personalmente “¿somos cristianos por Bautismo o por convicción?... Porque no debemos olvidarnos que los cristianos tenemos la tarea principal de anunciar la Buena Noticia, en cada uno de nuestros ámbitos. Porque no todos servimos para todo, pero si todos servimos para algo y allí donde servimos debemos anunciar…”

Por otra parte destacó que  la Escuela Católica se define por tener en “su centro en la Persona de Jesucristo, en el Proyecto Educativo el fundamento está en Jesús y esto es lo que nos da la comunión… En la Escuela Católica se promueve la integralidad del Hombre…La Escuela Católica exige un Currículum evangelizador. Tenemos que promover una escuela en Pastoral…”. A los que somos docentes en la Escuela Católica nos recordó que al trabajar en un Proyecto que tiene la centralidad puesta en Jesucristo, “cada uno de nosotros debe anunciarlo, pero para ello previamente tenemos que tener un encuentro personal con Él, sino no podemos transmitirlo… Asimismo, cada uno debe preguntarse ¿Cómo nos ven los alumnos? ¿Nos reconocen como docentes cristianos, hijos de Dios?”.

También dio algunas características de un buen educador cristiano. El mismo debe:

  • tener un amor pedagógico;
  • ser sabio y respetuoso en el acompañamiento al estudiante;
  • tener excelencia profesional;
  • conocer y manejar las TICs;
  • estar preocupado por el crecimiento en su fe, participando de encuentros, retiros y conociendo cada día más a Jesús.

En esta segunda parte de la Jornada docentes de distintas carreras del ISARM presentaron  experiencias desarrolladas en el Campo de la Práctica Docente y de la Práctica Profesionalizante. En la oportunidad se escucharon las experiencias de los Profesorados de  Educación Secundaria en Matemática, Educación Secundaria en Historia, Educación Secundaria en Biología y Educación Inicial. Por parte de las carreras técnicas expusieron docentes de Formación de Psicopedagogos/as y la Tecnicatura Superior en Actividades Físicas con orientación en Musculación y Entrenamiento Personalizado.

Actividades en las Extensiones Áulicas de Eldorado y Bernardo de Irigoyen

La jornada se realizó por la tarde en ambas Extensiones Áulicas, con la misma agenda de trabajo.

En el caso de Irigoyen además de los docentes participaron los alumnos. Quienes luego de ver los mensajes de la Rectora y la Vicerrectora, presenciaron la ponencia el Presbítero y Licenciado Luis Ernesto Canesin. Seguidamente trabajaron subdivididos en grupos dialogando y comentando lo escuchado, anotando los “valores que debe tener presente un docente católico”, también propusieron “acciones concretas y sencillas” para realizar el presente año. Luego pusieron en común lo trabajado.

En un cuarto momento los alumnos trabajaron a partir de la siguiente consigna: “Teniendo presente los valores que debemos desarrollar durante este año, elijan a sus delegados (titular y suplente) de curso y a un representante de la pastoral estudiantil (titular y suplente).”

Mientras que los docentes escucharon las acciones realizadas el año pasado en el Campo de la Práctica, analizaron las experiencias en las tres escuelas en las que realizaron talleres. Se resaltó en este momento la buena predisposición de las comunidades educativas, y la gran demanda que existe de parte de docentes y directivos de los parajes cercanos.